domingo, 30 de octubre de 2011

Técnicas de estudio en Educación Secundaria


Hoy inicio un nuevo camino en mi blog, participando con algunas sugerencias acerca de los hábitos de estudio que debemos desarrollar en nuestros alumnos, espero que sirvan a los compañeros maestros y padres de familia.

El aprendizaje es un proceso de adquisición de habilidades y conocimientos que se produce a través de la enseñanza, la experiencia o el estudio.

Respecto al estudio, que depende del esfuerzo y trabajo que se dedica para aprender algo, se necesita una actitud activa, donde quien estudia asuma su protagonismo y supere la pasividad.

No obstante, en la adquisición de los hábitos y técnicas básicas, la colaboración de los padres y madres se considera fundamental.

Crear un buen ambiente de estudio en casa: que exista un sitio fijo para estudiar, con el material necesario (diccionarios, libros de consulta, etc.), aislado de ruidos y distracciones, con iluminación suficiente, buena ventilación y silla y mesa funcionales.


Establecer un tiempo diario dedicado al estudio: que puede concretarse en un horario de actividades de tarde (indicando tanto el tiempo que se dedicará a estudiar, los descansos y otras actividades extraescolares y de ocio).

Acostumbre a su hij@ a que, al finalizar el tiempo de estudio, revise su material escolar y ordene su mochila para asegurarse de que le entrega las notas de los profesores, los exámenes, y no olvida el material para el día siguiente. El tiempo de estudio deberá respetarse sin interferir con otro tipo de deberes que puedan surgir.


Dando ejemplo de interés por la cultura: a través de la lectura, lectura familiar, prensa, conversaciones, etc...


Mantener una estrecha colaboración con los profesores: se debe caminar en la misma dirección y buscar una colaboración mutua, lo que redundará en beneficio de los alumn@s.


Animar al estudio sin sermonear: es necesario valorar la dedicación al estudio y el esfuerzo más que los resultados, resaltando los pequeños progresos. La adolescencia es una etapa especialmente difícil, en la que los “sermones” pueden ser contraproducentes y el mostrar apoyo y acompañamiento será más eficaz.


Seguir diariamente el hábito de estudio de nuestros hij@s pero sin agobiar: hay que interesarse por qué exámenes tienen, qué dificultades encuentran, cuál es su disposición ante cada materia…

Hay que guardar un equilibrio en dicho seguimiento e ir otorgando mayor autonomía y responsabilidad conforme ellos vayan creciendo.

En segundo lugar, se puede orientar a los hij@s en el manejo de Técnicas de Estudio:

¿Qué entendemos por Técnicas de Estudio?
Una técnica de estudio es una herramienta para facilitar el estudio y mejorar los logros. Se trata de estrategias y procedimientos de carácter cognitivo y metacognitivo que se aprenden y desarrollan a través de la práctica.

En la siguiente entrada iniciaré a compartir con ustedes algunas técnicas de estudio que pueden utilizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario