jueves, 9 de agosto de 2012

La Templanza (valor)


Si la fortaleza es la virtud de moderar las ambiciones e impulsos respecto a situaciones difíciles.
La templanza lo es respecto a las metas u objetos de fácil obtención, la templanza debe moderar las tendencias más fuertes de los impulsos que hacen desear una cosa en el hombre, pues dichas inclinaciones siguen intenciones de la misma naturaleza: La alimentación y relaciones sexuales.
La capacidad de moderación y control que otorga la templanza permite a los hombres lograr un equilibrio, entre la exageración de estas pasiones y la anulación total de ellas.
Pues no se trata de negar su valor sino ubicarlo correctamente dentro del contexto general de las acciones humanas. Sinónimos de templanza son: La continencia, la moderación, y la sobriedad.
También se dice que templanza es también a lo que mantiene cierto tipo de equilibrio, cohesión o armonía interna.
Nuestra existencia consiste en ser conscientes y en obrar adecuadamente, por eso se dice que cuando alguien vive espiritualmente es fiel a sí misma. La lujuria y la gula destruyen de una forma especial esa fidelidad del ser humano consigo mismo y ese permanecer en el propio ser. Ese abandono del alma, que se entrega desarmada al mundo sensible, paraliza y aniquila más tarde la capacidad de decidir y de obrar adecuadamente. El alma no es entonces capaz de escuchar silenciosa la llamada realidad, ni de reunir serenamente los datos necesarios para adoptar la postura justa en una determinada circunstancia. El ser humano se ha hecho parcial y se insensibiliza para percibir la totalidad de su realidad. Y esto significa el mal uso y corrupción de la prudencia, la ceguera del espíritu y la desaparición de la vida espiritual. Todo buen propósito quedará siempre amenazado por la inconstancia y teñido por los deseos más bajos.

Hoy te comparto este cuento.

ENSEÑANZA DE UNA CUCHARACHA

Estaba una cucaracha en sus aposentos, trataba de poner todo en orden, cuando vino su hijo menor y le dijo:
- “mami ¿cual es tu afán de arreglar? Si tú y yo sabemos que… según los humanos nosotros somos sucios, desordenados y no servimos para nada.”

Le contesto la cucaracha: – no señor, porque los humanos digan cosas que muchos de ellos ignoran, no quiere decir que es así, algunos, se han preocupado por conocer mas allá de lo que dice el dicho popular y han encontrado que somos seres prehistóricos y gracias a nuestra tenacidad, perseverancia hemos salido adelante sin extinguirnos, caminando muchas épocas y centurias logrando evolucionar hasta llegar adonde estamos.

- ¡ay! eso, si se llama tesón, pero dicen que no tenemos gracia.

– La gracia hijo, es aquella “cualidad” que cada ser le da a quien cree merecerlo; pero realmente desde el mas pequeñito hasta el mas grande, todos tenemos nuestra gracia, que se llama vivir, para llegar a la meta donde estamos designados, amado hijo, ten la seguridad, que nosotros insectos llamados cucarachas, poseemos un valor de templanza y voluntad.

Autora: Esperanza Soto


No hay comentarios:

Publicar un comentario