miércoles, 10 de noviembre de 2010

VALORES


Siguiendo el ciclo de valores familiares, CHICOS hoy trataré el valor de la
HONESTIDAD

Honestidad significa que no hay contradicciones entre nuestros pensamientos, palabras o acciones.



Somos honestos cuando no nos engañamos, ni engañamos a nuestros semejantes.
Si queremos ser honestos, debemos empezar por enfrentar con valor nuestros defectos y buscar la manera de superarlos, corrigiendo cada vez que nos equivocamos y cumpliendo con nuestro deber en las labores grandes y pequeñas sin hacer distinción.

La persona honesta vive lo que predica y habla lo que piensa, es coherente con lo que dice, hace y piensa.

La honestidad consiste en decir toda la verdad a quien corresponde, de modo oportuno y en el lugar correspondiente.

Decir la verdad no implica ser irrespetuoso con nadie. La persona que miente se hace un daño a sí misma.

Ser honesto es ser transparente; es necesario desprenderse de las máscaras que el ser humano se pone para defenderse, para ocultar sus inseguridades o miedos. El recelo y la agresividad, son algunas de estas máscaras.
Una persona deshonesta aparenta lo que no es, por ejemplo, aparenta virtudes que no tiene.

Una persona honesta no se preocupa por lo que los demás piensen de ella, vive en paz.

Una persona honesta no justifica o excusa sus actos, medita sobre ellos para corregir sus errores.

Así que chicos sigan el siguiente consejo:



Ser honesto es ser honrado y ser honrado es actuar en todo momento con justicia dando a cada quien lo justo y reservando para sí mismo lo que le corresponde según sus virtudes, méritos y logros.

En el plano escolar el primer indicio de honestidad, lo establece el docente en sus interrelaciones con los alumnos, cuando administra adecuadamente la planificación en general llevando registros de evaluaciones, desarrollando contenidos planificados previamente así como orientando y corrigiendo el rumbo cuando sea necesario. Es decir, el docente es honesto cuando lleva su trabajo escolar con dedicación, justicia y desprendimiento.

Los alumnos aprenden la honestidad del ejemplo de vida de sus padres y docentes a través de sus diálogos anecdóticos, a través de los cuales se les pueda explicar en qué consiste este valor esencial.

«PARA SER HONESTOS»

a.- Conozcámonos a nosotros mismos.

b.- Expresemos sin temor alguno lo que sentimos ó pensamos.

c.- No perdamos nunca de vista la verdad.

d.- Cumplamos nuestras promesas.

e.- Luchemos por lo que queremos jugando limpio.



Como ves no es muy díficil practicar este valor, desde tu casa te lo han enseñado con el ejemplo y se refuerza en la escuela.

Hasta la proxima

No hay comentarios:

Publicar un comentario