viernes, 26 de agosto de 2011

Consejos para padres y maestros acerca del uso de Internet

Ahora comenzaré una etapa nueva en mi blog, la presentación de temas para navegar seguros en la red, que pueda servir a los compañeros maestros, padres de familia y alumnos.

La mejor manera de prevenir situaciones de riesgo y ayudar a nuestros hijos y alumnos a navegar con seguridad es:

• Hacerlos conscientes de los beneficios y riesgos de Internet.
• Educarlos para que sepan navegar de manera responsable.
• Proporcionarles estrategias para que puedan protegerse ellos mismos mientras navegan.

Por eso a continuación les comparto algunos consejos prácticos muy sencillos que pueden ser muy útiles. Se debe hablar con los menores y adolescentes.

1. Familiarizarse con Internet
Para poder ayudar a los hijos y alumnos a navegar por Internet de manera segura, es mejor que conozcamos este nuevo invento. No hay que entenderlo ni que seamos expertos, basta con intentar navegar un poco. Incluso, si saben más que nosotros podemos pedirles que nos enseñen a manejarlo.

Además de conocer un poco Internet, para ayudar a los menores a navegar de manera gratificante, vale la pena que seamos conscientes de los beneficios y riesgos de la red.

2. Hablar abiertamente con los menores y adolescentes sobre el uso de Internet

Interesarse por lo que nuestros adolescentes hacen con el ordenador, tanto en casa como en el centro educativo, en el Ciber, en casa de los amigos.... nos ayudará a estar alerta de los posibles riesgos y a construir una atmósfera de confianza.
Es necesario mantener una buena comunicación con nuestros alumnos o nuestros hijos e intentar que nos informen siempre que vean algo que no les guste o les haga sentir incómodos. También es importante que se acostumbren a presentarnos a las amistades que mantienen por la red.

Si nuestros alumnos o nuestros hijos nos explican que se han encontrado con algún internauta o con algo que les ha molestado, o se han saltado las reglas, es mejor no culparlos sino ayudarlos a evitar problemas en el futuro. Hay que recordar que según cómo reaccionemos, los niños nos tendrán o no bastante confianza y recurrirán a nosotros la próxima vez que se encuentren con algún problema.
Nuestra mejor estrategia es trabajar con ellos, de manera que pueda aprender de lo que ha pasado, adquirir unos hábitos de seguridad, y saber cómo protegerse por sí mismos. Establecer una atmósfera de confianza por lo que se refiere al uso de la red, nos ayudará a prevenir situaciones de riesgo.

3. Navegar juntos
Otro buen método de prevención contra los posibles riesgos de Internet, especialmente con los más pequeños, puede ser acostumbrarnos a navegar juntos con los niños y hacer de Internet una actividad lúdica y familiar. Los ordenadores pueden ofrecer uno de los mejores y divertidos viajes que grandes y pequeños podemos compartir. Mientras nos conectamos juntos, no debemos preocuparnos si vemos que los menores tienen más facilidad para usar el ordenador que nosotros. Podemos dejarlos que dirijan las sesiones, pedirles que nos enseñen, hacer todas las preguntas necesarias; eso puede ser de gran ayuda para su autoestima.
Al mismo tiempo, nosotros podemos enseñarles a navegar de forma segura y facilitarles los recursos para que sepan utilizar Internet responsablemente. Por ejemplo, podemos comentar con ellos la diferencia entre publicidad y contenido educativo o de ocio y mostrarles ejemplos de cada cosa.

4. Informarse sobre los instrumentos de control
Existen varios programas informáticos que permiten a los adultos controlar el uso que los menores hacen de Internet. Los instrumentos más habituales son los filtros, que limitan el acceso a contenidos nocivos. Es importante que familias y educadores conozcamos la existencia de estos instrumentos de control para que podamos considerar libremente la posibilidad de instalar alguno en el ordenador de casa o de la escuela. Por eso, es recomendable informarnos y estudiar qué producto se adecua más a nuestros valores.

5. Preguntar en su escuela qué política de seguridad siguen, sería interesante informarnos sobre qué medidas de prevención de accesos a contenidos nocivos de Internet están tomando los centros educativos y las bibliotecas dónde van nuestros niños. Podemos hablar del tema con otros padres y madres que conozcamos y contribuir, tanto como podamos, a sensibilizar a las personas implicadas sobre la utilización segura de Internet. Entre todos podremos decidir la mejor manera de proteger nuestros niños.

6. Establecer reglas básicas de seguridad en el hogar y en el centro educativo
Debemos decidir con los niños y adolescentes unas reglas de seguridad para el uso de Internet. Estas normas sirven sencillamente para que los más jóvenes se lo puedan pasar bien y estar seguros mientras navegan.
Podemos acordar con los menores los lugares web para visitar, el horario de conexión más apropiado, etc.
A fin de que las reglas sean más efectivas, deberán ser fruto de la comunicación con ellos, de un acuerdo. Podemos colgarlas en un lugar visible y respetarlas todos por igual.

7. Colocar la computadora a la vista de todos, para estar cerca de nuestros chicos mientras navegan, mejor si colocamos el ordenador de casa en una sala común, a la vista de todo el mundo, en lugar de en la habitación de los niños (como mínimo mientras no son adolescentes). Esto nos ayudará a supervisar la navegación y poder dar un vistazo más a menudo a lo que hacen en Internet.

8. Enseñar a los menores a navegar con seguridad
Para los menores Internet es un lugar genial donde se puede hablar con gente de todas partes y hacer nuevos amigos y amigas, aprender cosas sobre cualquier tema, y pasárselo a las mil maravillas. Pero valdría la pena que para su seguridad llegaran a:

- Ser conscientes de que la computadora es una herramienta educativa que sirve para comunicarse de manera positiva.
- Saber distinguir entre los contenidos de Internet que son recomendables y los que no lo son.
- Ser conscientes de que en Internet hay gente de toda clase, como en cualquier otro lugar.
- Saber reaccionar de manera responsable y saber resolver por sí mismos posibles situaciones de riesgo.

Por eso es conveniente que enseñemos a nuestros hijos y alumnos a seguir estos consejos prácticos:

• No facilitar nunca los datos personales (el nombre completo, la dirección, el teléfono) ni su contraseña a nadie por Internet.

• Que nos presenten a sus “ciberamigos”, del mismo modo que nos presentan a los otros amigos. Y si quieren quedar con alguien que hayan conocido a través de Internet, sugerirles que los acompañe una persona adulta y que se encuentren en un lugar público.

• Si hay algo que les resulta desagradable, que lo digan a algún amigo o adulto y que no dejen que les perjudique.

• Si quieren comprar o hacer algo por Internet que pueda costar dinero a su familia, mejor que lo hagan siempre con el permiso y la ayuda de los padres.

9. Buscar sitios web seguros
Específicamente para los más pequeños, sería necesario buscar lugares web seguros, dirigidos a ellos, del mismo modo que buscamos libros, programas de TV o películas que les son apropiados.
Una web infantil divertida y educativa con el sello de calidad IQUA es la de Las Tres Mellizas.
Y en las dirección de Chaval.es (web promovida por Red.es del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio) puedes encontrar una muestra actualizada de páginas educativas y lúdicas dirigidas a los niños y niñas, en las cuales navegar seguros y disfrutar de los beneficios de la red.

10. Ante un posible problema, reaccionar a tiempo
Si en alguna ocasión tenemos indicios de que nuestros niños o alumnos están en riesgo, podemos hablar con ellos y llamar a la policía o algún otro organismo adecuado.
En caso de encontrar pornografía infantil, material presuntamente ilegal o cualquier otro que consideres que puede herir la sensibilidad de los niños o adolescentes, podemos ponernos en contacto con la policía.
También puedes denunciarlo anónimamente a la línea directa de IQUA e-ODU (Oficina de Defensa del Usuario) a través del teléfono 901 300 400

No hay comentarios:

Publicar un comentario